Home»Recetas»Costillas de cordero a la parrilla

parrilladas-costillitas-cordero-parrilla

Las costillas de cordero son un corte de carne poco común pero muy delicioso. Puedes cocinarlas de varias formas, aunque esta carne tendrá un mejor sabor y textura si la cocinas a fuego lento.  

Para 2 a 4 porciones

  • 1,8 kg (4 lb) de costillas de cordero
  • ¼ taza (60 mL) de aceite de oliva
  • ¼ taza (60 mL) de mostaza Dijon
  • 8 cucharaditas (40 mL) de romero seco
  • 4 cucharaditas (20 mL) de sal
  • 2 cucharaditas (10 mL) de pimienta negra molida
  • 3 dientes de ajo machacados
  • Aceite de oliva adicional para untar con un pincel
  • Sal y pimienta adicional, al gusto 

Procedimiento

Mezcla los ingredientes para condimentar. En un tazón mediano, mezcla la mostaza Dijon, el romero seco, los dientes de ajo, ¼ taza (60 mL) de aceite de oliva, 4 cucharaditas (20 mL) de sal y 2 cucharaditas (10 mL) de pimienta hasta que todo quede completamente incorporado.

La mezcla formará una pasta fácil de untar.

Frota la pasta condimentada en las costillas. Usa tus manos para untar la pasta en todas las costillas, distribuyéndolas de manera uniforme sobre la superficie de la carne.

Coloca las costillas en un plato grande y ponlas a un lado. Debes dejarlas marinándose durante 20 a 60 minutos a temperatura ambiente.

Precalienta la parrilla. Precalienta una parrilla a gas o a carbón a fuego medio alto.

Si vas a usar una parrilla a gas, prende todas las hornillas a fuego alto. Después de 15 minutos, apaga las hornillas del centro y disminuye el fuego de las otras a medio.

Si vas a usar una parrilla a carbón, enciende unas 50 briquetas de carbón y déjalas quemarse hasta que se forme una capa gruesa de ceniza gris. Organízalas en 2 montones a cada lado de la reja de la parrilla y coloca una bandeja de recogida entre los montones de carbón. Coloca la rejilla encima de todo lo demás.

Retira la pasta condimentada de la carne. Utiliza un cuchillo desafilado o tus dedos para retirar la pasta excedente de la carne.

No tienes que limpiar bien la carne, pero debes retirar los condimentos sobrantes.

Bota la pasta sobrante. No vuelvas a utilizarla.

Condimenta la carne con un poco más de aceite, sal y pimienta. Usa un pincel de cocina para untar todas las costillas con más aceite de oliva. También rocíales sal y pimienta.

Solo necesitas suficiente aceite como para cubrir la carne ligeramente.

De la misma manera, solamente tienes que rociar un poco de sal y pimienta sobre la carne. La pasta de condimentos será más que suficiente como para darle sabor a la carne, incluso si retiraste casi toda la pasta.

Asa las costillas hasta que estén cocidas. Pon las costillas en la parrilla con la parte de la grasa hacia abajo y ásalas hasta que lleguen al punto deseado.

Si quieres que las costillas estén asadas por fuera pero justo al punto por dentro, entonces ásalas por 10 a 12 minutos.

Si quieres que las costillas estén bien cocidas, de manera que la carne esté suave y puedas sacarla fácilmente del hueso, entonces ásalas durante 15 a 20 minutos.

Sírvelas calientes. Retira las costillas de la parrilla y déjalas reposar durante 5 minutos. Disfrútalas mientras están calientes.

Para comerlas con más facilidad, sepáralas en porciones de 2 a 4 costillas antes de servirlas.

Fuente: Wikihow.com

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Contacto

México D.F. +52 (55) 5481-5150
Lunes a jueves de, 8:30 a 14:30 y - de, - 16:00 a 18:30 Viernes de 8:30 a 14:30

Email